PROMOCIONES

panoramicatribunabn_promociones

 

Con la inscripción oficial del CF Gandia en la Federación Valenciana de Fútbol como nuevo club valenciano, allá por febrero de 1947, el camino gandiense se presenta despejado para poder participar en las diferentes categorías regladas. Si bien es cierto que los primeros años los tuvo que vivir en las categorías regionales, éstos no tardarían mucho en dar paso a las nacionales. La línea gandiense fue veloz. En tan sólo cuatro años de existencia pasó de militar en 2ª Regional a Tercera División. Desde que consiguiera clasificarse por vez primera en una fase de ascenso, solo dos años después de haberse constituido el club, hasta el día de hoy, los blaquiazules han vivido, entre el campo del Mondúber y el Guillermo Olagüe, hasta diecisiete momentos mágicos de los que solo siete terminaron en ascenso, uno de ellos a Primera Regional, cuatro a Tercera División y tres a la Segunda División B. Por el camino iban a quedar esos seis intentos frustrados por llegar a la división de plata, el último de ellos en el año 2000, y otros dos a la Segunda División B.

Se consiguiera o no el ascenso, cada una de las promociones tuvo sus protagonistas. En las primeras fueron los Castellá, Manolo y Miñana los que lideraron la cuenta goleadora. En las últimas, éstos dieron paso a los Cristian, Mallol, Molina y Marcos. Precisamente este último fue el autor del gol del último ascenso del CF Gandia. En el último minuto de partido Marcos Estruch lograba llevar al club blanquiazul a Segunda B en el campo de La Roda. Miñana firmó el primer tanto en una promoción 61 años antes. Esta es la magia de las promociones.

1948/1949. EL DEBUT EN UNA PROMOCIÓN DE ASCENSO

La temporada 48/49 llegaría la primera promoción de ascenso para el CF Gandia. Era la fase de ascenso a la Primera Regional que no se pudo culminar. El título de liga les clasificaba para luchar en otra liguilla, a doble vuelta, en la que iban a tomar parte otros seis conjuntos; UD Bétera, CD Alaquàs, UD Alzira, Vinaroz, Mislata y P. Ideal Onteniente. A pesar de empezar con mal pie la fase de ascenso, los gandienses lo tuvieron en la palma de la mano. En principio eran dos los equipos llamados a ascender, pero al final pudo entrar uno más, al no descender ese año ningún equipo y ampliarse la competición a 14. Así, el tercero en la tabla fue el Alzira empatado a puntos con el CF Gandia, cuarto, al que le arrebató el ascenso por el mayor número de goles marcados en los dos partidos en los que se enfrentaron. Ni los 8 goles de Miñana y Adam, ni los 7 de Manolo, máximos goleadores de la promoción, evitaron quedarse en 2ª Regional. Las otras dos plazas fueron para Bétera y Vinaroz, primero y segundo, respectivamente, en la liguilla.

1951/1952. EL PRIMER ASCENSO DE LA HISTORIA GANDIENSE

Un lunes 4 de agosto de 1952 el CF Gandia lograba el primer ascenso de su historia. Había terminado la liguilla en la segunda posición, por detrás del Albalat CF, y acompañaba a éste a la Primera Regional, después de cinco largas temporadas en la categoría inicial, la Segunda Regional. Los blanquiazules entrenados por el que fuera presidente, Andrés Merí, se jugaron el ascenso con el ED Mislata, CD Almazora, CA Albalat y CD Burriana. Cinco victorias, tres derrotas, 24 goles, una docena de ellos firmados solo por Manolo y Castellá, y cinco de un debutante juvenil llamado Vicente Ribes, fueron suficientes para escribir la primera página gloriosa de la historia gandiense. El ascenso se lograría de forma oficial un mes después de la conclusión de la competición, después de que la Federación Valenicana de Fútbol acudiera a la petición blanquiazul de ampliar el número de participantes en la próxima liga, pues el ascenso, ese año, solo se reservaba al primer clasificado. De forma extraoficial se consiguió en el último partido de la liguilla celebrado a finales de junio en el campo del San Fernando de Burriana. En ese encuentro, los blanquiazules perdieron 3 a 2, ante el que a la postre sería el tercer clasificado, aunque sea dicho de paso, antes del encuentro el Gandia ya se había asegurado el ascenso como subcampeón de la liguilla. La goleada impuesta en casa al CA Albalat (6-2), catorce días antes, fue determinante.

1952/1953. LOS DESPACHOS LLEVAN AL CF GANDIA A LA TERCERA DIVISIÓN

El CF Gandia parecía haberle tomado gustillo a eso de disputar promociones de ascenso. En dos años lograba subir de la Segunda Regional a la Tercera División, o lo que es lo mismo, ascenso por año. Los blanquiazules lograron el ascenso de rebote, tras terminar terceros en la liguilla que disputaron ante el CD Yeclano y CD Carcaixent. El conjunto de Pascual se mostró muy superior en la liga regular, pero en la promoción fue el más flojo de los tres. Solo fue capaz de ganar un encuentro, el último, disputado en el Guillermo Olagüe ante el CD Carcaixent. Al final, la suerte estuvo de su parte, y otra vez en los despachos lograba dejar la categoría Regional por la Nacional de la Tercera División. La retirada del UD Conquense dejaba una plaza vacante en dicha categoría que fue ocupada por el equipo de los Manolo, Segarra, Periche, Miñana, Melo y cia. Los gandiense volvían hacer historia. Los blanquiazules abandonaban una categoría con la que no se volverían a encontrar hasta la temporada 71/72 con el descenso sufrido de manos de José Arnau.

1955/1956. EL PRIMER SUEÑO POR ABANDONAR LA TERCERA

Una de las mejores etapas del CF Gandia comienza a escribirse en torno a la segunda mitad del siglo XX. Las cinco largas campañas en la segunda regional y su fugaz paso por la primera, en la que solo estuvo la campaña 1952/1953, daban paso a una nueva etapa en la que el Gandia pasaba a engrosar la lista de equipos de la tercera división.

Sin a penas tiempo de consolidarse en la categoría las ansias de escalar llevó al cuadro blanquiazul a sus dos primeras opciones de dar el salto a la Segunda División –por aquel entonces todavía no existía la Segunda División B que no se instauraría hasta 1978-. Eran momentos dulces los que vivía el fútbol de la ciudad y los aficionados que llenaban cada domingo el desaparecido Mondúber.

Corría el año 1956 y el primer intento de ascenso llamaba a la puerta. Fue en la campaña en la que el Gandia terminó en la tercera posición por detrás del Levante y el Alicante, su verdugo.

Una promoción en la que los gandienses tuvieron la oportunidad de eliminar a dos clásicos de la primera división como lo eran el Elche y el Mallorca. Pasadas las dos eliminatorias, el Gandia se encontró en el camino con el Alicante, su verdugo. El partido de ida terminó con un escandaloso 3 a 7 en contra. A la semana siguiente, el 30 de junio de 1956 en el partido de vuelta, el Gandia empataba a cero en el Bardín.

Se esfumaba de este modo el primer intento de dar el salto a la Segunda División en la historia del conjunto gandiense.

1956/1957. NUEVA PESADILLA ALICANTINA

Al año siguiente con José Sorribes en la presidencia, el Gandia lo volvería a intentar pero el Alicante se volvería a cruzar en su camino. Este volvió a condenar a unos blanquiazules que se proclamaron subcampeones a un punto del campeón, el Alcoyano, a pesar de los muchos traspasos que sufrió el equipo al principio de la temporada. Esparza, Paredes, Sánchez, Simón y García Pajares, fueron las bajas más significativas de un nuevo Gandia que por segundo año consecutivo iba a intentar dar el salto con el apoyo incondicional de la afición.

La promoción de ascenso condujo al Gandia a enfrentarse al At. Baleares. La batalla fue ardua y complicado y los blanquiazules necesitaron tres partidos para noquear al conjunto de las islas. El ascenso se lo iban a jugar frente al Alicante, pero de nuevo, el Alicante no tuvo compasión y volvió a superar a los gandienses. En el partido de ida los blanquiazules lograban un empate a 1, mientras que en el de vuelta, los gandienses cayeron derrotados por 3 a 0 pese a la gran actuación de Barea y del medio volante y entrenador Llopis.

1961/1962. PROMOCIÓN SIN LIGUILLA

El fantasma del ascenso se volvía a pasear por el campo del Mondúber. Al igual como sucediera en las dos campañas anteriores, el tren volvería a pasar de largo.

Esa campaña el CF Gandia, se proclamó campeón de liga, con 46 puntos, ocho más que el segundo clasificado el Alcoyano. Solo perdió 4 de los 30 partidos disputados, todos ellos lejos del Mondúber. El balance fue impresionante; 20 victorias y seis empates. Además, fue el máximo goleador de la tercera división grupo noveno con 76 tantos.

La promoción de ascenso llegó casi sin esperarla. Los cambios producidos en el reglamento hacían que por primera vez la promoción no se disputara por medio de una liguilla. Únicamente accedían los campeones de grupo que se enfrentaban entre sí en una eliminatoria a doble partido. Si el Alicante había sido la bestia negra ahora iba a ser el Algeciras. El primer encuentro, celebrado en el campo del Mondúber estuvo condicionado por la lluvia. El CF Gandia perdió 0 a 2 con goles de Tapia y Espinosa, encarrilando muy bien el ascenso el conjunto andaluz. Una semana después, el Gandia obtenía un empate a uno con gol de Casany que jugó precisamente en sustitución de Rodolfo.

De esta forma, se escribía el tercer intento de ascenso, el más breve y el más directo, que tuvo como protagonista al Gandia entrenado por José Luis Salinas. El excelente rendimiento que dio el equipo hizo que la directiva confiara en él para la siguiente campaña, aunque la verdad es que la suerte no se repitió. Las dos temporadas siguientes el Gandia iba a terminar en la quinta y sexta posición, hasta que llegó la 64/65, en la que la segunda posición obtenida le volvía a dar un nuevo billete para el sueño del ascenso.

1964/1965. EL FAMOSO MANGUERAZO DE SESTAO

El vetusto Mondúber estaba viviendo sus últimas temporadas. Con más de una década a sus espaldas, con muchas tardes de buen fútbol y de ilusiones, pedía a gritos una renovación; otro emplazamiento mucho mayor. Pero antes, aún fue testigo de otra lucha por el ascenso, la que sería la última. Bajo las órdenes de Guillermo Olagüe y de José Arnau, presidente y entrenador, el club iba a abrir una nueva etapa, que iba a durar la friolera cifra de nueve largas temporadas en las que se iban a disputar dos liguillas de ascenso.

La primera fue en la temporada 64/65. Una temporada que los gandienses terminaron en la segunda posición con 36 puntos a 14 del campeón de liga el Castellón, que había sufrido el descenso de la Segunda División, y empatado a puntos con el Alcoyano. Los blanquiazules ganarían 14 de los 30 partidos celebrados, empataron ocho y perdieron otros tantos.

Finalizada la temporada, un 15 de mayo de 1965 el equipo se desplazaba al norte de España para enfrentarse al subcampeón del grupo del norte el Sestao SC en el primer partido de la liguilla. Fue el partido del manguerazo como recuerdan sus protagonistas. “Le pregunté al camarero del hotel qué cómo era posible que en Bilbao que suele llover mucho hacía tanta calor y estaba tan seco, y me contestó que hacía once días que no había caído ni una gota y cual fue nuestra sorpresa que cuando fuimos al campo había un palmo de agua”, recuerda Totó.

Los blanquiazules perdieron por 4 a 0, en un partido condicionado por los dos goles muy tempraneros; en el minuto 3 Mendiolea conseguía el primero, mientras que en el 5, Crespo lograba el segundo.

En el encuentro de vuelta el Gandia estuvo apunto de darle la vuelta a la eliminatoria pero se quedó a las puertas. Totó avanzaría a los gandienses al transformar un penalti en el minuto 5. Rodríguez Espinosa lograba el 2 a 0 y Manolet en la segunda parte conseguía el definitivo 3 a 0, que resultaba insuficiente para seguir adelante.

Se perdió una buena oportunidad para conseguir el ascenso a la Segunda División, después que el Gandia fuera muy superior en los dos partidos.

1967/1968. LA ELIMINACIÓN POR LOS CORNERS EN EL PARTIDO MÁS LARGO DE LA HISTORIA DEL CF GANDIA

El viejo Mondúber acababa de pasar a mejor vida. El nuevo escenario, como aquel que dice acabado de estrenar, iba a acoger entre sus muros la primera promoción de ascenso a la Segunda División. Fue, por segunda vez, bajo el mandato de Olagüe y la dirección de Arnau. La eliminatoria ante la UD Mahón, se iba a decidir por el número de córners, tras haberse disputado el partido más largo de la historia del Gandia en el que fue imposible romper las tablas.

Los Suazu, Malonda, Soldevila, Sanz, Chorro, Orozco y muchos más, lo intentaron por quinta vez tras una liga muy regular en la que los blanquiazules se proclamaron subcampeones, después de mostrar un elevado nivel en los 34 partidos de liga.

A los gandienses les tocó jugar la liguilla reservada para los subcampeones. Otra vez se la tenían que jugar ante un equipo balear, en esta ocasión el San Carlos de Mahón. La eliminatoria estuvo muy disputada y se caracterizó porque al final, los once corners del Mahón por los seis del Gandia fueron los que decidieron la eliminatoria, bajo la sorpresa de todo el mundo, incluidos los jugadores del Mahón.

El primer encuentro se disputó en la isla y se perdió por la mínima, a pesar del buen trabajo realizado por los hombres de Pepe Arnau.

Todo quedaba, pues pendiente para el partido de vuelta. Zuazu le daría la victoria por la mínima al Gandia, al aprovechar un balón centrado por Soldevila. El Mahón tuvo su oportunidad de oro pero que Acisclo desperdició al estrellar un penalti en el larguero. Con la eliminatoria empatada se precisaba un tercer encuentro de desempate que se jugó en Tarragona. Ese partido terminaría en tablas a uno en el marcador, cuando parecía que el gol de Cano, en la segunda parte de la prórroga, iba a ser decisivo, pero un despiste en el último minuto permitió que se igualara de nuevo el encuentro. A todo ello no cabe olvidar que el jugador gandiense, Orozco, desperdició un penalti en la segunda parte del partido que hubiera podido decantar la balanza a favor de los gandienses.

Al final se llegaron a jugar 160 minutos, los noventa reglamentarios, una prórroga de media hora y otras dos de veinte minutos. Ignacio Malonda no duda en afirmar que fue sin duda alguna uno de los partidos más largos de la historia del fútbol. La sorpresa mayúscula se la llevó el portero gandiense, Sanz. “Después de jugar casi tres horas, convencido de que íbamos a los penaltis le dije al capitán del equipo que me buscara la portería en la que yo había jugado los últimos minutos y fue cuando me comunicó que nos habían eliminado por córners”.

Se le escapó la posibilidad de subir a un equipo en el que había una mezcla de veteranía y juventud, de profesionales y amateurs. Fue la época en la que en el equipo jugaban personajes tan carismáticos como Zuazu, Orozco, Ramiro y Rodri y esto comportó que el equipo diera mucho de sí.

1972/1973. ABANDONO FUGAZ DE LA PREFERENTE

Afortunadamente para el CF Gandia, su estancia en la Regional Preferente, fue pasajera. Tras haber sufrido el descenso el año anterior, los gandienses lograron sobreponerse y dirigir de nuevo la nave a la Tercera División. Los blanquiazules con José Brines lograron proclamarse subcampeones de liga y conseguir una plaza para disputar la promoción de ascenso. Una liguilla que ya no tendría nada que ver con aquellas inciales que había disputado y que le condujeron por vez primera a la Tercera División. Ahora, una eliminatoria a doble partido iba a dejar a los blanquiazules en la división de bronce del fútbol nacional. Para ello empató a uno ante el UD Poblense en el partido de ida, con gol de Morera y remataron la faena un 17 de junio en el estadio Guillermo Olagüe. El Gandia se encontraba inmerso en un ciclo de temporadas que bajaba con la misma facilidad que ascendía, pues a la temporada siguiente, con Paquito en el banquillo, el conjunto blanquiazul se volvió a ver abocado al descenso.

1974/1975. ASCENSO POR VÍA DIRECTA

Esta es la única vez que el CF Gandia ha logrado el ascenso de forma automática sin tener que jugar una liguilla. Los blanquiazules ese año mostraron su poderío en la Regiona Preferente. Fueron los mejores como acredita el título de liga conseguido y subieron a la Tercera División de forma directa. Es más lo hicieron dos jornadas antes de que terminara la liga en el campo del Dénia. Una simbiosis de veteranía y juventud, perfectamente dirigida por Pepe Llopis, dio con el éxito perseguido, a pesar del mano a mano que mantuvo el equipo con su eterno rival, el CD Alcoyano. El equipo se había confeccionado desde el principio con la única intención de lograr el ascenso, objetivo que se logró para la alegría de todos. El Gandia abría una nueva etapa en su historia. Vicente Ribes se había podido rehacer de su nefasto debut, sufriendo el segundo descenso a la Regional Preferente, mientras que el técnico Pepe Llopis se iba a consolidar como entrenador gandiense. y a partir de entonces el equipo blanquiazul iniciaba una segunda etapa en la Tercera División, de la que no saldría hasta que llegó el ascenso a la Segunda División B, unos cuantos años después. Antes, en la temporada 78/79 los blanquiazules se quedaron a un paso de lograr otro ascenso directo, pero en esta ocasión a 2ª B. Una derrota en Constancia, y un punto, les apartó de un sueño que acabó llevádose el CD Eldense. El CF Gandia tuvo que conformarse con el premio de consolación, el subcampeonato liguero de la Tercera División G V.

1985/1986. PREMIO ANTE EL MASPALOMAS

Se cumplían casi veinte años desde la última vez que el Gandia intentó el ascenso. El fútbol había cambiado y la Real Federación Española de Fútbol decidía crear una nueva categoría a finales de los 80, la Segunda División B, la categoría de bronce. Los blanquiazules se iban a ver en la primera ocasión para ascender a esta categoría y al contrario que en las otras ocasiones, los blanquiazules lograban el ascenso tras el mítico partid contra el Maspalomas.

Había llegado al club esa misma temporada Quique Hernández con el sistema revolucionario del 3-4-3 al que tardaron en acoplarse los futbolistas. Los gandienses, subcampeones, fueron el conjunto menos goleado, gracias al portero Basauri, quien encajó 23 goles. Al mismo tiempo fue uno de los máximos goleadores con 62 tantos a dos del Alzira.

La temporada 85/86 supuso subir por primera vez a la segunda división B. Atrás iban a quedar aquellos años en la tercera división. El Gandia contaba en sus filas con jugadores como Chesa, Franco, Basauri, Carlos, Avilés y Carlos Zuazu –hijo del legendario Zuazu que participó en la anterior promoción-, entre muchos otros.

El Langreo y el Maspalomas fueron los rivales a batir en la liguilla de ascenso. El primer partido se jugó en casa ante el Langreo. Los blanquiazules lograron la victoria por 3 a 1 con goles de Guijarro, Luis Jiménez y Juan Carlos. Después en el partido de vuelta, un primero de junio, se perdió por la mínima, pero la diferencia de goles le permitió pasar la eliminatoria. En Langreo el Gandia se encontró un ambiente muy crispado por la prensa local. Fue un partido en el que Carlos Zuazu tuvo la oportunidad de jugar en sustitución de Carlos, sancionado.

En la eliminatoria decisiva, el Gandia debía superar al conjunto canario de Maspalomas si quería lograr el ascenso. Primero se jugaría en tierras canarias un 8 de junio. Las cosas no se puede decir que salieran bien, pero tampoco mal del todo, se perdió por 1 a 0. Un 15 de junio de 1986, uno de los días más brillantes de la historia del CF Gandia, el conjunto de Quique Hernández tocaba el cielo. El Gandia de los Basauri, Pomar, Alberto, Guijarro, Juan Carlos, Peiró, Rafa, Carlos, Franco, Chesa, San Martín y Vidal, entre otros, lograba el ascenso al endosarle un rotundo 5 a 0 al Maspalomas. Franco, el jugador de Bellreguard, lograba un hat tree.

Durante unos años, y tras la macha de Hernández, los colores blanquiazules se pasearon por todos los campos de España hasta que en la temporada 1991/1992 se sufrió el descenso a la tercera división. No obstante, el CF Gandia tuvo un a oportunidad de oro de subir a la Segunda División la temporada 89/90. Sin jugar promoción alguna, el campeón de liga lograba el ascenso directo a la división de plata. Los gandienses entrenados por José Víctor Rodríguez, llegaron a las dos últimas jornadas de liga con opciones de lograr el ascenso, pero este al final se lo anotó el Orihuela, terminando el CF Gandia en la tercera posición por detrás del filial barcelonista.

1994/1995. EL GOL AVERAGE DEL BARCELONA C

Después de tres años en el pozo de la tercera división, el CF Gandia, por fin, volvía a intentarlo, tras conseguir el título liguero de la mano de Damián Castaño. Sumó 58 puntos y aventajó en cuatro al segundo clasificado el Onda. Los gandienses solo perdieron tres partidos en toda la temporada, mientras que ganaron 23 y empataron 12. Demasiado

De este modo, el CF Gandia, en el regreso de Ignacio Avilés a la presidencia del club, volvía a clasificarse para disputar una liguilla de ascenso. Sería la segunda hacía la división de bronce, pero la experiencia no iba a salir todo lo bien que se esperaba.

Los blanquiazules de los Espín, Ignacio, Enguix, Juárez, Lozoya, David, Juanmi, Rufo, Marcos, Carlos, Manolo y Chesa se quedó a las puertas de ver cumplido su sueño. Los blanquiazules finalizaron la liguilla de ascenso empatando a diez puntos con el equipo catalán del Barcelona C –equipo que había terminado tercero del grupo V-, lo que obligó a que se tuviera que recurrir a los enfrentamientos directos, y aquí fue donde se esfumó el sueño. El mejor gol average de los azulgrana, que noquearon a los gandienses en el Miniestadi por 3 a 0, mientras que el Gandia solo fue capaz de ganarle por 1 a 0, les dio el ascenso. De nada sirvió la superioridad que mostró el CF Gandia ante el Muleño y el At. Baleares, rivales también de la liguilla.

1995/1996. DE NUEVO RUMBO A SEGUNDA B

El mal sabor de boca que les dejó a los blanquiazules el año anterior, en ese intento frustrado, les empujó a intentarlo de nuevo al siguiente, con mucha mejor suerte. Por fin, se subía el peldaño de la mano de Castaño, a pesar de no mostrar tanta superioridad en la competición regular, pues terminaron terceros por detrás del Acero y del Llíria -este último campeón de liga-. Fue una liga en la que los blanquiazules solo perdieron seis partidos, dos de ellos en casa. Por el contrario sumaron 21 victorias. En la última jornada de liga debutaba en tercera división Raúl Bravo.

En esta ocasión los rivales ante los cuales se iban a jugar el ascenso fueron el Águilas, el Europa y el Sóller. Así, los blanquiazules arrancaron la liguilla en su propio feudo ante más de un millar de aficionados. En la primera visita, en el último fin de semana del mes de mayo, el Águilas entrenado por Davot Ratmanovic se encargó de inaugurar el marcador al minuto 6. Esto no desconcertó a los jugadores del CF Gandia, que antes de que finalizara la primera parte ya habían devuelto las tablas al marcador por mediación de Carlos. Las cosas se pusieron mejor cuando cuatro minutos después de la reanudación el conjunto lograba el segundo gol obra de Marcos. Los blanquiazules conocían de antemano que Europa y Sóller habían empatado su encuentro por lo que debían echar el resto, como así hicieron. Fue el partido del joven Ausiás quien cuajó una magnífica actuación. La expulsión de Marcos estuvo a punto de complicar las cosas, pero después de que el árbitro enviara a la caseta a Rodri las cosas volvieron a estar igualadas.

En Sóller, la segunda parada, el partido estuvo condicionado por la expulsión de Enguix al minuto 22 de la segunda parte. Esto hizo que el Gandia que ese día jugó con Espín, Ignacio, Paco, Juárez, Enguix, Balaguer, Ausiàs, Rufo, Juanmi, Carlos y Ginés, no pudiera pasar del empate a cero. A pesar de las tablas los gandienses continuaban encabezando el grupo C1. El Gandia a la semana siguiente y en el Guillermo Olagüe como escenario –el 7 de junio de 1996-, lograba vencer al Sóller gracias al gol en el último minuto de Marcos. Con la victoria por 2 a 1 el cuadro de la ciudad ducal daba un paso en firme hacia el ascenso al seguir invicto.

Pero no todo fueron alegrías. La primera derrota llegaría en el envite de vuelta ante el Águilas en tierras murcianas. Los blanquiazules cayeron derrotados por 2 a 1, haciendo estéril el gol del empate de Ginés. A pesar de ello, el Gandia seguía con las opciones intactas.

De este modo, el conjunto blanquiazul se jugaría el ascenso en los dos últimos partidos ante el cuadro catalán del Europa. A finales de junio de 1996 estalló la traca final, de lo que iba a suponer el último ascenso en casi una década. El 23 de junio, en el primer partido disputado en tierras catalanas, el Gandia lograba la victoria por la mínima con el gol de Marcos en el minuto 78, lo que le dejaba a una sola victoria para el ascenso. Al sábado siguiente, el Gandia lograba volver a vencer al Europa, en esta ocasión en su propio feudo. El resultado fue el mismo que el obtenido la semana anterior, el de 1 a 0, pero en esta ocasión el tanto fue obra de Ginés en el minuto 26 al rematar un penalti que él mismo lanzó.

Así, cuatro años después, el Gandia volvía a la segunda división B tras proclamarse campeón de la liguilla de ascenso. El retorno a la división de bronce se produjo una década después de que se consiguiera por primera vez y con una cosa en común: Damián Castaño estaba en el banquillo. Si en el anterior ascenso era el segundo de a bordo de Quique Hernández, en esta ocasión era el entrenador.

1999/2000. LA 2ª DIVISIÓN ESTUVO VERDADERAMENTE CERCA DE NO SER POR A MALATA

Sin duda alguna, si hay que destacar alguna de las siete promociones es esta. La temporada 99/00 iba a suponer el capítulo más brillante de la historia del CF Gandia. El cuadro blanquiazul entrenado por César Ferrando, obtenía el pasaporte para la liguilla después de proclamarse campeón de liga de la Segunda B, grupo III. Una auténtica proeza teniendo en cuenta el potencial de los equipos que militaban en el grupo de los de la Safor, entre ellos el Castellón, el Levante y el Valencia B.

El hito logrado les condujo a disputar la quinta promoción de ascenso a la segunda división A, enfrentándose al Ceuta, Ferrol y Baracaldo. La eliminatoria arrancó con un empate en el Alfonso Murube de Ceuta. Allí, los blanquiazules lograron un empate a dos, después de mandar en el marcador. Sancho y Marcos lograron los goles para los gandienses un 21 de mayo.

El primer mazazo de la eliminatoria, no tardaría en llegar. La derrota ante el Ferrol, en la segunda jornada, por 1 a 2 en su propio feudo, empezó a estropear las cosas. El cuadro coruñés que sería el conjunto que al final lograría el ascenso, volvió a ganarle a la semana siguiente en A Malata, por 3 a 0, en un encuentro que estuvo condicionado por la expulsión en los primeros minutos de Guijarro por unas manos en el interior del área que no existieron y que a la postre significó penalti, gol y expulsión.

Pero las esperanzas volvieron a aparecer tras las dos victorias consecutivas ante Ceuta y Baracaldo. Los gandienses doblegaron a los ceutíes por 2 a 0 con goles de Marcos y Julián, mientras que ante el Baracaldo el marcador fue de 1 a 0, gracias al tanto conseguido por Julián.

Los dos triunfos dejaban el ascenso complicado pero no imposible. Para ello el conjunto de Ferrando debía vencer al Baracaldo en el último partido, mientras que el Ferrol no podía ganar al Ceuta. Y la carambola se dio durante un minuto. Marcos lograba el gol en el minuto 18 y el Ceuta iba ganando al Ferrol. Pero al final, ni el Gandia logró ganar en Lasesarre, y perdía por 2 a 1, ni el Ferrol perdía su partido, por lo que los coruñeses lograban el ascenso ante su afición.

2004/2005. FUE UN VISTO Y NO VISTO

Cinco años después de soñar con el ascenso a la Segunda División, el conjunto gandiense se volvía a presentar a un examen, pero esta vez, el premio era subir a la Segunda División B. Durante la liga regular el Gandia se había mostrado uno de los equipos más duros del grupo VI de la Tercera División, por detrás del filial valencianista, que a la postre sería el que lograría el título liguero, aunque tampoco le iría demasiado bien la promoción al conjunto de Sánchez Duque, puesto que no conseguiría el objetivo ansiado.

Los gandienses lo tuvieron bastante franco, pero al final, quizás la falta de temple y de veteranía pesaron más de la cuenta.

A los blanquiazules les tocó jugar en la primera eliminatoria con el tercer clasificado del grupo murciano, uno de los más fuertes, el AD Mar Menor, de la población murciana de San Javier. La cuarta promoción de ascenso a la Segunda B empezaba en el Pitín un 5 de junio. Con la baja de José Jaime, hombre clave en el sistema de juego de Juárez lesionado con un esguince de tobillo, los blanquiazules trataron de conseguir un resultado que sirviera para encarrilar la eliminatoria. Y lo consiguieron. El gol marcado por Cristian al transformar un penalti cometido sobre Mérida, en el primer minuto de juego, parecía haber venido del cielo, pero sin casi tiempo para celebraciones, tres minutos después, en una jugada de picardía, el rival lograría empatar. En la segunda parte el CF Gandia, encerrado en su parcela de juego, no hizo más que achicar agua y solo Iván Vidal evitó que los gandienses perdieran el encuentro.

Con las espadas en todo lo alto y con el balance de un gol marcado fuera de casa, se presentó el encuentro de vuelta un domingo 12 de junio. El estadio Guillermo Olagüe presentaba la mejor entrada de la temporada y de tiempos casi inmemorables. Aproximadamente dos mil almas se dieron cita para presenciar el partido. El técnico gandiense, Juanjo Juárez, realizó algún que otro retoque en el equipo titular, respecto al conjunto que logró el empate en la ida. A los blanquiazules les valía el marcador inicial, mientras que el AD Mar Menor estaba obligado a marcar. Y éste lo acabaría haciendo en las peores circunstancias posibles. No sería hasta la llegada de la segunda mitad cuando empezó ese festín que acabó en tragedia. En la primera jugada de la reanudación, Mallol engatillaba un balón desde fuera del área y hacía subir el primero de la tarde. No podía haber empezado mejor la segunda parte. La concatenación de alegrías llegaría primero, con la expulsión en el minuto 50 de Pinto, por lo que el AD Mar Menor iba a jugar toda la segunda parte con un hombre menos. Y segundo, en el 20, el pichichi Molina conseguía situar el segundo en el marcador. Todo parecía hecho, la afición ya celebraba el pase a la siguiente eliminatoria, pero la catástrofe todavía estaba por llegar. El conjunto murciano recortaba distancias en el 23 de falta directa, mientras que en el 78, empataba a dos el partido en un remate a placer. Todavía había tiempo para la reacción, pero el segundo gol del conjunto murciano destrozó a los gandienses. Los doce minutos pasaron volando, sin que apenas se jugara al fútbol. A pesar de ello, el árbitro se tragaría un penalti sobre Molina y Pedro bajo los palos, sin marca, ni portero, envió el balón por encima del larguero en la última jugada del encuentro. La injusticia del fútbol, que de tanto en tanto se deja ver con su cara más agria, se cebó con los gandienses.

2007/2008.UN ASCENSO MUY TRABAJADO

El club ampliaba su historia con un nuevo capítulo celebrado un sábado 21 de junio de 2008, en el Beltrán Báguena de Buñol. Los gandienses logran su primer ascenso lejos del Guillermo Olagüe. Se habían creado muchas dudas dentro del equipo, tras el juego desplegado y los resultados obtenidos en los últimos encuentros, lo que hacía que los rivales pretendieron al CF Gandia en suerte. La promoción de 2008 pasó a la historia del club blanquiazul, como una fase final en la que el conjunto gandiense fue capaz de sacarle el máximo rédito a dos goles. Los blanquiazules llegaban a ésta después de no poder alcanzar el primer puesto de la liga.

La promoción arrancó con un nuevo inquilino en el banquillo, Toni Seligrat, y cuatro refuerzos: Robaina, Porras, Camarasa y Miguel, este último no jugó ni un minuto en la promoción. Con el cambio de técnico, Moya, y la llegada de los refuerzos, el equipo mejoró bastante. El primer partido se disputó en casa ante el Quart de Poblet. Los blanquiazules lograban la única victoria de la promoción con gol de Cocke. En Quart no se pasaba del empate, al igual que ante el Buñol en casa. Así, se llegaba al definitivo partido en el que cualquier empate valía, menos el inicial que obligaba a jugar una prórroga. El gol encajado cuando todavía no se había cumplido el primer minuto de juego, no golpeó demasiado los intereses blanquiazules puesto que debían marcar de todas formas. No obstante, el partido transcurrió de la mejor forma posible. El Buñol con su gol tempranero se confió, mientras que el Gandia, con el gol de Jesús Naveiro a un cuarto para el final logró el ascenso.

La afición confió en su equipo. Más de 200 aficionados acudieron a la cita para animar a su equipo. Como recompensa, el equipo les brindó el ascenso.

2009/2010.DE VUELTA A SEGUNDA B EN LA RODA

La última alegría que ha cosechado el CF Gandia se produjo en mayo de 2010. Un equipo, liderado por Toni Seligrat, fue capaz de ascender a Segunda División por la vía rápida. Los blanquiazules se proclamaban campeones de liga tras una gran temporada. Lograron 69 puntos fruto de 20 victorias, 9 empates y 9 derrotas, con 51 goles a favor y 28 en contra.

Los blanquiazules iban a disputar la promoción reservada para los campeones de grupo, con un ascenso directo, a sabiendas que si se fallaba existía otra oportunidad. Así, al CF Gandia le tocó en suerte al campeón del grupo castellanomanchego, La Roda, equipo que había logrado 77 puntos en liga y que había sido capaz de marcar 71 goles.

El partido de ida celebrado en el Guillermo Olagüe terminó sin goles. Esto hizo que todo quedara pendiente para el encuentro de vuelta disputado un sábado 22 de mayo de 2010 en el Municipal de La Roda. Allí, un gol logrado por el veterano Marcos Estruch en el minuto 89, sirvió para ascender ante la presencia de unos 400 aficionados blanquiazules que se desplazaron para la ocasión. Nueve años después del descenso a Tercera, el CF Gandia regresa a Segunda B gracias al valor doble de los goles marcados fuera de casa.

La Roda se adelantó en el minuto 20 de partido lo que obligaba al CF Gandia a marcar si querían subir. Era la misma premisa con la que arrancó el partido tras el empate sin goles de la ida. Y llegó el tanto. Marcos, lesionado, necesitó sólo diez minutos para marcar y amarrar el ascenso. Fue el último ascenso. El ascenso de los Burguera, Eztieder, Aguilera, Rivera, Jonathan, Garrido, Romera, Floro, San Julián, Naveiro, Elías, Carrillo, Peñarrubia y Marcos, entre otros.

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Para más información visite: Política de Cookies
Acepto
x